27 de agosto de 2012

Afronota: reflexionando

Por Aroldo Amaya


Está circulando por allí, un inane listado de connotados Afrodescendnientes, dirigido al señor Presidente de la República de Colombia, con el ingenuo propósito de que alguno de ellos, recabo en ello todos calificados y probos, sea tenido en cuenta para ocupar cualquier dignidad admistrativo del orden Nacional a propósito de la crisis ministerial; implementada desde el ejecutivo con tres objetivos fundamentales: reelección presidencial, proceso de paz y reformas sociales.

Un listado, no carta, comunicado y mucho menos derecho de petición, lo que por lo menos habría obligado al Departamento Administrativo de la Presidencia a responderlo, cuya respuesta podría tener implicaciones de orden legal a la luz de la nueva legislación contra el racismo, o en virtud del desarrollo jurisprudencial en torno al Derecho de Petición que de conformidad a norma de la más fina estirpe constitucional tiene la connotación de Derecho Fundamental: No produce efecto alguno, ni siquiera, tengo la completa certidumbre es materia de análisis, por la potísima razón que no hay ninguna propuesta que analizar.

Es absolutamente decadente esta actitud mendicante de puestos público, los derechos se exigen con grandeza y gallardía; y si bien es cierto todos los del listados tienen las mejores calificaciones para desempeñar con denuedo cualquier cargo, de cualquier orden, con alguna excepción, que no quiero aquí señalar, por dos razones fundamentales: No ir en contra del principio primigenio de no atacar a mis hermanos Negros y porque ese que no tiene ningún merito para estar allí, confirma la regla respecto de la connotación de los otros.
Así las cosas, cuál sería la razón para nombrarlos (?). No se expresa ninguna, ser Afros (?): No es suficiente, ser buenos y capaces profesionales tampoco lo es en este país de cafres. De tal suerte que el único camino que nos queda es exigir nuestros derechos de manera organizada, pero con la grandeza que heredamos de nuestros antepasados, es accediendo al poder político por las vías democráticas ahora que la lucha armada está en desuso como ocuparemos los espacios que merecemos. De manera organizada, reconociéndonos los unos a los otros y reconociendo las luchas que desde diferentes espacios libran nuestros hermanos. Así podremos ser personeros de nuestro propio destino algún día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada