2 de abril de 2016

Marino Cordoba

Marino Córdoba. Presidente de la Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados (AFRODES), agremiación que convoca 96 organizaciones de todo el territorio colombiano. En desarrollo de su actividad como activista del pueblo afro desplazado ha tenido varios atentados.

Como líder comunitario en Riosucio, Chocó, Marino Córdoba duró años peleando por el título colectivo de su tierra alrededor del Bajo Atrato pero cuando finalmente obtuvo la titulación de las tierras alrededor del río Truandó el 13 de diciembre de 1996 tuvo poco tiempo para celebrar: siete días después, en la madrugada del 20 de diciembre, los paramilitares atacaron este pueblo en el bajo Atrato del Urabá chocoano. Marino llega a Bogotá desplazado de Riosucio en el año 1997, Vivió en USA 11 años después de solicitar asilo político en el año 2002 y obtiene la ciudadanía americana que le ha permitido aumentar la gestión de los desplazados de Colombia.

El lobby de Marino Córdoba empezó en el 2001. Con el apoyo de ONGs como Witness for Peace, Wola, Transafrica y el US Office on Colombia, Córdoba se contactó con la asistente del congresista John Conyers, uno de los fundadores del Black Caucus, a quien había conocido unos meses atrás. Ella lo conoció en Colombia e impresionada con la situación de riesgo de Córdoba le pidió a su jefe que le ayudara a Marino a conseguir visa para Estados Unidos. Cuando ya llegó a Washington como asilado, el viejo congresista de Detroit le concedió a Córdoba cinco minutos para que hablara en la plenaria del Black Caucus sobre la lamentable situación de los negros colombianos. 
“Yo les conté mi historia y cuando ellos escucharon que parte del trabajo que estaban haciendo aquí estaba afectando a los afrocolombianos, se preocuparon”, dijo Córdoba por teléfono a la Silla Vacía. “A partir de ahí se empieza a tomar cierto interés en los afrocolombianos”.
Así entró el tema por la puerta de atrás en la agenda bilateral pues los afrodescendientes encontraron en el Black Caucus una palanca excepcional frente al gobierno. Esto debido a que la coalición de congresistas negros -a la cuál pertenecía Obama- es una ficha clave para Colombia porque sus 43 votos podrían inclinar la balanza a favor o en contra del TLC y asegurar la continuidad del Plan Colombia.
Córdoba se reunió luego con otros congresistas del ala más izquierdista del Black Caucus como Donald Payne y Cinthya McKinney, quienes desde entonces se convirtieron en fuertes aliados de los afrocolombianos. McKinney ya no está en el Congreso.
Payne es miembro de la Comisión de Asuntos del Hemisferio Occidental y muy cercano a Nancy Pelosi y a Hillary Clinton. Tiene un largo récord de activismo por el respeto de los derechos humanos en países del Tercer Mundo, sobre todo en el África.
Fiel a su historia, la lucha de Córdoba se ha centrado en convencer a ONGs gringas y a los congresistas de la necesidad de poner presión al gobierno colombiano para que respete los derechos humanos de las negritudes, y en particular, su derecho a los territorios colectivos y a la consulta de las comunidades afro previamente a la ejecución de megaproyectos en sus territorios, asuntos que él considera se verían vulnerados con la firma del TLC.
[1].

Ha sido:
Integrante del Consejo Nacional de Paz Afrocolombiano, CONPA
Presidente de la Organización Campesina del Bajo Atrato- Ocaba.
Trabajo en la Unidad Legislativa de Zulia Mena en la Cámara de Representantes en el año 1997.
El Consejo Nacional de Paz Afrocolombiano-CONPA, es una instancia de coordinación de acciones entre todos aquellos procesos organizativos afrocolombianos que comparten el interés y el compromiso de contribuir desde una perspectiva étnica afrocolombiana a la “Mesa de Conversaciones para la Terminación del Conflicto entre el gobierno nacional y la FARC-EP, la Mesa de Conversaciones que se adelante con el ELN  y otros espacios que conlleven a la Construcción de una Paz Estable y  Duradera en Colombia”, y a los procesos sociales e institucionales que conllevaran el post-conflicto.
Nuestro objetivo es la construcción de propuestas colectivas y consensuadas entre los procesos organizativos participantes, las cuales serán comunicadas y promovidas dentro de los mecanismos institucionales que se vienen desarrollando o se crearán en el marco de la negociación de la paz y el post-conflicto. Por eso seguiremos trabajando como pueblo Negro, Afrocolombiano, Raizal y Palanqueros para educar,  producir pronunciamientos y acciones sociales en favor de nuestras comunidades, como actores sociales y constructores de vida, buscando con ello que seamos escuchados e incluidos como grupo étnico en los distintos escenarios de construcción de paz con justicia social y diferencial.[2]
@CordobaMarino


Personaje No. 238

[1] La Silla Vacía
[2] Periódico Afrobogotano

1 comentario:

  1. fELICITACIONES MARINO: GENTE ECHADA PA DELANTE ES LA QUE NECESITA COLOMBIA, OJALA MUCHOS SIGAMOS SU EJEMPLO PAR A HACER DE NUESTRA PATRIA UNA COLOMBIA NUEVA, LLENA DE PAZ VERDADERA, CUANDO TODOS ESTEMOS EN UN RENGLON DE IGUALDAD SOCIAL, ECONOMICA, LOGRANDO ESE AVANCE ESPIRITUAL QUE TANTO NECESITAMOS. ADELANTE.

    ResponderEliminar