11 de agosto de 2012

Afronota artículo: Cielo de Tambores

Por Aroldo Amaya Chaverra
Se nos fue un Grande, pero solo se llevo sus “tambores al cielo”; y nos dejo todo: Un tal Rupertico Mena con su plato preferido (Mezzanine), Buenaventura y Caney, Cali Ají, Una Aventura, Ana Mile, La Culebra, etc. Letras todas atrevés de las cuales universalizó el folclor y las vivencias del Pacífico Colombiano, de paso convirtiéndolas en la mas exquisita salsa romántica jamás...
escrita por Colombiano alguno.

Solo alguien con su infinito talento, heredado de la Gran “Teresa de Jesús Martínez Arce” su madre, podía amalgamar: Nuestra herencia Africana, los ritmos caribeños, y nuestras costumbres y vivencias; en el pretendido plato solicitado por Ruperto Mena en un restaurante de Medellín.

Hoy solo el egoísmo fruto de la condición humano no hace llorar tu partida, olvidándonos que cumpliste a cabalidad tu misión en este Valle del Cauca (de lagrimas) dispensándonos con tus melodías felicidad y alegría, permitiendo que fluyera el amor, que tiene que crecer aun mas entre los Colombianos, sin distingo de raza sexo o condición.

Ahora desde el cielo formaras parte de la orquesta celestial, junto a otros grandes que viajaron primero; sonarán clarines, trompetas, saxos, Pla cup Pla tambores y bongoes; y la rumba continuará con tu eterna inspiración, haciendo “Lo que Diga el Corazón”. Gracias Maestro. Sigue tu rumba en paz. AROLDO AMAYA CHAVERRA amigo siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada